BIOMECANICA Y CARGA DE MATERIAL

Por Jon Iriberri           
Con sus excepciones, en cualquier deporte de montaña se requiere el transporte de materiales de progresión, víveres, equipamiento, Aplicando los principios básicos de la física y de la biomecánica podemos hacer que los kilos extra pesen menos, aumentar nuestro rendimiento y prevenir lesiones derivadas de esta acción.

BIOMECANICA Y CARGA DE MATERIAL: La importancia del centro gravitatorio

Por Jon Iriberri

Con sus excepciones, en cualquier deporte de montaña se requiere el transporte de materiales de progresión, víveres, equipamiento… Aplicando los principios básicos de la física y de la biomecánica podemos hacer que los kilos extra pesen menos, aumentar nuestro rendimiento y prevenir lesiones derivadas de esta acción.

 Partimos de una base física simple: la columna vertebral es el eje por el que se transmiten la mayoría de las fuerzas a dos pilares de apoyo que son las piernas. La carga extra siempre va posicionada sobre un punto de apoyo concreto de la espalda ya que, evidentemente, las extremidades no son un buen lugar de sujeción. La razón: al movimiento de desplazamiento del cuerpo habría que sumarle los desplazamientos equilibradores de las extremidades, con lo que la masa extra sufriría una doble aceleración-desaceleración, con el gasto energético añadido que ello supondría. Por tanto, la espalda es el lugar idóneo para posicionar el peso extra, dado que se desplaza únicamente cuando lo hace el cuerpo de modo íntegro. En todo caso hemos de distinguir entre llevar masa en la parte alta o baja de la espalda. Todo criterio biomecánico ha de partir de la base por la cual se debe colocar la masa extra lo más cerca posible del punto central de gravedad del organismo erguido. Este punto se encuentra en la zona interior de la bolsa abdominal, a la altura del ombligo. Se trata de nuestro centro físico de movimiento, y el que determina el gasto energético que supone cada movimiento. Por lo tanto, siempre que pongamos masa lejos de ese punto estaremos multiplicando proporcionalmente el esfuerzo para transportarla. La única excepción a esta regla es llevar la masa extra en la cabeza, como hacen algunos pueblos africanos, pero este sistema requiere de un control motor de la espalda muy desarrollado, poco frecuente en los occidentales.

Incremento de peso

Un ejemplo: si alejo unos 20 cm del centro de gravedad una cantimplora de 1 kg (supongamos que la llevo en la cintura), su transporte nos requerirá un esfuerzo como el de llevar un objeto de 1.200 g. Más clarificador aún es el experimento desarrollado por la universidad de Saint Etienne, por el cual se determinó que una mochila que va sujeta exclusivamente sobre los hombros pesa casi un 40% más respecto a una mochila exactamente igual pero con un cinturón que rodea las caderas sobre sus crestas iliacas y que posiciona la carga más cerca del centro de gravedad. Este singular fenómeno nos condiciona incluso la forma de sujetar la mochila sobre el cuerpo: primero la cintura y luego se refuerza el apoyo sobre los hombros.
(…)
Vea el artículo completo en la edición 287 de la revista Desnivel®