Cuerdas Dobles:Actualiza tus conocimientos

Por Tino Núñez

Hace 50 años que se ha generalizado la técnica de la cuerda doble. Pero a menudo la aplicamos de una manera demasiado conservadora o poco eficiente. Si haces escalada clásica te interesa ponerte al día y mimar aspectos importantes para el aseguramiento de una cordada.

Cuando comencé a escalar hace 38 años, me describieron someramente la utilización de la cuerda doble de una manera casi idéntica a como se emplea mayoritariamente hoy en día. Tras cuatro décadas los cambios han sido escasos, excepto por unos importante estudios realizados en 2002 por el Colegio Nacional de Guías Alpinos Italianos. En un libro traducido al español en 2003 por Desnivel (Seguridad), Cesare Cesa, Mauricio Gallo, Paolo Mantovani y Maurizio Zappa, centenares de pruebas realizadas en terreno real cuestionaban el clásico mosquetoneo alternado y ofrecían nuevas soluciones.

Algunas de esas soluciones, prácticamente ignoradas por la mayoría de los escaladores y varias recomendaciones personales son el eje vertebrador de la siguiente información.

A favor de las cuerdas dobles

Las famosas cuerdas dobles, con diámetros comprendidos entre los habitualmente entre 8 y 9,1 milímetros e identificadas en el cabo con el símbolo ½, ofrecen importantes ventajas:

    • Gran seguridad en paredes comprometidas, de trazado sinuoso o con filos cortantes. No parece existir registro alguno de una cordada que haya fallecido por partir las dos cuerdas en una sola caída.
    • Son las más polivalentes para escalada clásica, sirven tanto para una cordada de dos como de tres.
    • Si se rompe una de ellas – por ejemplo por caída de una piedra - es el único tipo de cuerda que permite proseguir la escalada a una cordada de dos con la otra cuerda sana (una cuerda doble nueva puede aguantar una caída de factor 2 de una individuo de 80 kilogramos).
    • En una caída solicitan los seguros intermedios y al asegurador la mitad que si se emplean las cuerdas gemelas y la tercera parte respecto a una cuerda simple con freno estático estándar. Estamos hablando que en caso de caída de factor elevado, cercano a 2, con las dobles el seguro sufriría un impacto de 500 kilogramos – fuerza (KN) en vez de 850 ó 1.500 kgf.
    • El primero sufre menos rozamiento de las cuerdas sobre la roca y puede ser asegurado independientemente por dos segundos (aconsejable en las vías de autoprotección comprometidas).

Y en contra…

Pero también ofrecen sus desventajas:

    • Pesan un 25 por ciento más que las gemelas y un 60 por ciento más que una simple.
    • No existe un freno automático-dinámico para asegurar al primero que funcione con dos cuerdas (hay que recurrir a frenos manuales tipo cesta y exige un asegurador atento).
    • Tener 120 metros de cuerda apilados en una reunión es mucho más engorroso y hace perder más tiempo que una cuerda simple de 60 metros.

Sobre asegurar

Los escaladores habitualmente utilizan las cuerdas dobles solo de dos maneras: chapando siempre las dos a la vez (erróneo porque sobrecarga los anclajes y disminuye la absorción de energía por parte de las cuerdas) o en alternado, mosquetoneando un seguro sí uno no con cada cabo (aceptable pero mejorable).

Los guías italianos autores del citado manual Sicurezza, proponen…

Vea el artículo completo en la edición 312 de la revista Desnivel®